LA LEY

Purgaba 30 años de cárcel; la ley no le impedía postularse. Ganó la gubernatura: salió, cometiendo tropelías de toda laya (“tengo fuero”, aducía). Terminado su mandato, volvió a prisión, y ya maquina la candidatura próxima.

 -José Alfredo Torres-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *